Connect with us

Las parejas que duran en el tiempo no se reconocen porque son inseparables, sino porque tienen estos 6 hábitos

Las parejas que duran en el tiempo no se reconocen porque son inseparables, sino porque tienen estos 6 hábitos

Amor

Las parejas que duran en el tiempo no se reconocen porque son inseparables, sino porque tienen estos 6 hábitos

Anuncios

Las parejas que duran en el tiempo no se reconocen porque son inseparables, sino porque tienen estos 6 hábitos

El mundo de Internet está lleno de guías que prometen revelar si una relación va bien o no, y la mayoría de las veces ponen en juego cosas triviales como tomarse de la mano en público o ver una puesta de sol en silencio. Por el contrario, la historia está destinada a terminar si la discutes o si sientes atracción por otra persona. ¿No le parece que la distinción es demasiado simplista? ¿No son las relaciones animadas por malentendidos, discusiones, sueños’prohibidos’? Por el contrario, ¿cuántas relaciones terminan a pesar de que parece que van bien? Esas guías son creadas sólo para crear confusión para aquellos que ya tienen tanta confusión. En cambio, aquí están algunos de los hábitos de las parejas unidas que la gente piensa que son tóxicos.

¿Qué hacen las personas enamoradas que están destinadas a permanecer juntas por mucho tiempo?

1. Dejan algunas discusiones sin resolver.

La idea de que una pareja debe comunicarse y resolver todos sus problemas es simplemente un mito. John Gottman, un profesor emérito de psicología que ha estudiado y observado a miles de parejas felices e infelices, concluye que las parejas a largo plazo tienen problemas sin resolver, que continúan durante décadas. Por el contrario, las relaciones débiles apuntan a resolver cada una de las discusiones, por temor a crear un vacío.
La gente que está realmente enamorada simplemente acepta el hecho de que en algunos asuntos nunca se llevarán bien o que habrá aspectos que nunca serán capaces de derribar. Y eso está bien. El desacuerdo no necesariamente causa desacuerdo en una relación.
Tratar de resolver una discusión a menudo trae más problemas. Algunas batallas no valen la pena. A menudo la mejor estrategia para hacer que las cosas funcionen es “vivir y dejar vivir”.

2. Heriste tus sentimientos.

Usted puede haber experimentado esta escena: él/ella saliendo del baño con una nueva mirada experimental, objetivamente sin éxito a pesar del tiempo que pasó haciéndolo. El mundo está dividido en dos partes: quien, para no herir los sentimientos del otro, miente, y quien, en cambio, no se lo piensa dos veces para decir la verdad sobre lo que piensa de la mirada. ¿Quién gana en el amor? Sin duda quien pone la sinceridad primero. El hecho es que siempre tratando de hacer que la otra persona se sienta bien, o nosotros mismos, a menudo terminamos por no hacer que ninguno de los dos se sienta bien. Y la relación termina pronto, sin que seamos capaces de entender por qué, si la intención ha sido siempre perseguir el’sentirse bien’. El mayor desafío en el amor es ser sincero y aceptar la sinceridad del otro, aunque esto signifique no ver cumplidas sus expectativas.

3. Están listos para terminar la relación.

No hay nada que hacer, el sacrificio por amor que tenemos enraizado en él y es difícil ir contra él: toma cualquier trabajo del pasado de amor y encontrarás a los que sufren por amor hasta el punto de poner en juego sus vidas. Y en diferentes formas, no muy diferentes, esta tendencia continúa hoy en día. Es esta oscura idealización del amor lo que lleva a la gente a estar con parejas negligentes, lo que lleva a la gente a sacrificar su identidad y sus necesidades en nombre del amor.
A menudo, la única manera de hacer que una relación sea ganadora es terminarla en el momento más apropiado, antes de que sea demasiado tarde. La fuerza para hacer esto nos permite establecer límites a priori, que son mucho más difíciles de cruzar sin tomar las decisiones correctas.

Anuncios

4. También se sienten atraídos por otras personas.

Por mucho que nos esforcemos por tener ojos sólo para nuestra pareja, la biología dice lo contrario: después de superar la fase de las mariposas en el estómago, los niveles de oxitocina vuelven a la normalidad, y es normal que puedan volver a subir con ocasión de otras experiencias. Sí, incluso con el conocimiento de otras personas. Es inevitable sentir atención por otras personas, más aún a la vez, lo que no es inevitable es la elección de seguir o no las emociones. La mayor parte del tiempo son olas que llegan, incluso con cierta potencia, pero que luego se van dejando el mar en calma de nuevo. Muchas personas se sienten culpables por sentirse atraídas fuera de su pareja, al igual que otras desarrollan una profunda envidia pensando que algo así puede suceder. No sólo es inevitable, sino que también es saludable: las personas que sofocan los pensamientos “prohibidos” son las mismas que pueden despertarse una mañana, sentirse profundamente insatisfechas y ceder a la primera tentación que les sucede, recordando cuántas emociones sintieron cuando estaban enamoradas. Jugar con los impulsos da una vitalidad que también se refleja en la relación con la pareja: no es el hecho de tener o no atracciones para otras personas lo que prejuzga el resultado de la historia de amor.

5. Pasan tiempo fuera.

Todos tenemos un amigo que desapareció después de comprometerse. Les sucede a muchos, pero si no sucede, es un error pensar que no estás involucrado en la misma medida. El amor es capaz de causar adicción así como sustancias ilegales. Por eso es importante asegurarse de no desarrollar adicción. El problema de cambiar por amor es que te arriesgas a perder todo lo que había antes de la persona que amas ahora, porque la gente que te rodea aprecia al viejo yo, no al que nace de la siguiente relación. Es importante garantizarte un cierto espacio neutral de tu pareja, preservar tu independencia, tener amigos que no son comunes, hacer un viaje solo. Se trata de garantizar un soplo de aire fresco, alimentando así el fuego del amor. De lo contrario, el amor no sería más que aplastar la personalidad, convertirse en un gemelo de la persona que amas.

6. Aceptan los defectos de la pareja.

Como escribió Milan Kundera en The Unsustainable Lightness of Being, hay dos tipos de hombres: los que buscan a la mujer perfecta y por esta razón no pueden encontrar una, y los que piensan que toda mujer con la que tienen que tratar es perfecta. Obviamente, este concepto puede extenderse a cualquier persona, hombres y mujeres. En ambos casos se comete un error, es decir, no se aceptan los defectos del ser querido: en el primer caso, de hecho, se busca la ausencia de defectos, en el segundo se termina convenciéndonos de que el ser querido no los tiene. En la vida real, sin embargo, todos tenemos defectos, y amar significa aceptarlos. Una especie de unidad de medida para el amor es precisamente la aceptación de los defectos: si uno acepta los defectos del otro, y algunos incluso terminan apreciándolos, bien, entonces se puede hablar de intimidad (¡obviamente la aceptación del otro también debe ocurrir!). El artista psicodélico Alex Grey dijo que “el amor verdadero es cuando las patologías de dos personas se complementan”.

Anuncios

Anuncios

Sitio Recomendado:

misterio-tv

Popular

RECIBE MÁS NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO!

Suscríbete a nuestro boletín de noticias y conoce las historias de las que todo el mundo habla diariamente.

Loading...
To Top